Abandonan en bodegas 500 mil libros

En los almacenes de la Secretaría de Cultura y de la Universidad de Guadalajara (UdeG) se encuentran, apiladas por cientos de miles, biografías de jaliscienses distinguidos, monografías, guías y rutas de arquitectura y arqueología, investigaciones de diversas temáticas, catálogos, así como ediciones de poesía, teatro, novela, crónica, ensayo, historia y fotografía.

Si se quisiera consultar todo ese acervo cultural sería imposible. Se trata de libros que, con el paso de los años, se han ido quedando en el olvido: 469 mil 917 ejemplares están en las bodegas de los centros universitarios y de la editorial de la UdeG; mientras otros 26 mil 981 en el almacén de la Calzada de Las Palmas número 40, junto al Parque Agua Azul, en donde la Secretaría de Cultura tiene su principal bodega. “Un libro abandonado en bodega es una tragedia”, reconoce la secretaria de Cultura, Myriam Vachez Plagnol. Lo mismo se puede decir que permanezca almacenada una inversión estimada en dos millones 896 mil pesos en esos libros editados por esta dependencia, sin distribuirse desde administraciones pasadas.

En las bodegas universitarias y de Cultura reposan las letras de ejemplares publicados desde el siglo pasado, esperando que llegue el día en que puedan ser leídas. Eso si corren con suerte y no terminan en la trituradora: “Hay que reconocer que muchos libros ya perdieron su vigencia y será imposible colocarlos en canales comerciales. Debe haber una suma considerable de ellos”, acepta el director de la Editorial Universitaria, Edgardo López Martínez, “una acción es que todos se clasifiquen e identifiquen, y los que ya no tengan vida posible que se manden a la trituradora. Hay una buena cantidad de libros que ya no tiene caso que estén siendo contabilizados”.

Lograr la distribución del conocimiento producido en la Universidad, explica, suele ser una labor difícil de concretar. “Los mercados no son tan comerciales, pero además, distribuirlos tiene un costo y regularmente los centros universitarios no tienen promotores editoriales para sacar los libros de almacén”. A diferencia de la Dirección de Publicaciones y Fomento Editorial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Universidad de Guadalajara no existe una instancia que coordine las publicaciones de todos sus centros universitarios, mucho menos que se encargue de su distribución.

El tiempo sigue corriendo y, mientras los fondos públicos engrosan la producción editorial universitaria y del Gobierno estatal, en las bodegas continúan almacenándose los ejemplares sin una fecha para darles la salida. Ambas instancias prefieren no pronunciar el plazo en el que podrían quedar vacías. Tampoco permitieron acceder a esas bodegas para conocer las condiciones físicas de los ejemplares abandonados.

 

http://www.informador.com.mx/cultura/2014/554836/6/abandonan-en-bodegas-500-mil-libros.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s