¿Deberían rebajarse los libros?

noticias

¿Deberían los libros rebajarse igual que la ropa o los zapatos? El experto Manuel Gil, consultor en el sector del libro y autor de obras de referencia como El nuevo paradigma del sector del libro, cree que sí. En Consumo y precios de referencia, un artículo publicado hoy en su blog, Gil indica que la FUCI predice un crecimiento del 5% en las ventas en las primeras semanas de rebajas de verano, una tendencia de consumo —ratificada por los hábitos del 84% de los españoles, que esperan a rebajas para gastar— que las librerías desaprovechan, y recuerda: si ahora paseamos por el centro de cualquier ciudad podemos ver que los carteles de rebajas están en todos los establecimientos, menos en librerías.

Según la Ley del Libro, aprobada en 2007, la editorial debe establecer un precio fijo. Los comerciantes tienen que acatarlo, variándolo con un 5% de descuento si lo desean, que suelen aprovechar hipermercados y cadenas de librerías, con más medios para soportar esos euros perdidos; de hecho, este polémico punto de la Ley se incluyó a petición de los libreros, que lo solicitaron para enfrentarse de manera más justa a las grandes superficies. Se salvan los libros de bibliófilo, los artísticos, los antiguos o de ediciones agotadas, los usados y los de texto.

Manuel Gil apunta a una revisión necesaria de la Ley del Libro, que en su opinión ha quedado obsoleta siete años después. No se trata, tranquiliza, de lanzarse al precio libre, que reventaría el mercado del libro y acabaría con los más pequeños —aquí entran libreros, sí, pero también editores—, sino de cambiar algunos puntos que doten al mercado de libro de dinamismo y flexibilidad. Para ello realiza algunas propuestas, como negociaciones directas con editores —cabría preguntarse cuál sería, entonces, el papel del distribuidor— para rebajar fondos.

En todo caso, esta sugerencia por parte de Manuel Gil avanza más allá de la mera posibilidad de ir de rebajas a las librerías: el sector del libro, en crisis antes de la crisis, debe plantearse cambios profundos para revitalizarse. Si la organización de la Feria del Libro de Madrid informó de un aumento en las ventas del 5% respecto al año anterior, Santiago Palacios —propietario de cuatro librerías en el centro de Madrid— declaraba en una entrevista a Jot Down que yo hablo con la gente que controlo, con los que tengo confianza y sé que no me están engañando: todos han vendido menos, entre el 10% y el 15%.

Relacionarse de otra forma con Internet, cambiar de forma radical la estructura de precios, trabajar en tipologías de precios de referencia más allá del tópico del billete o impulsar estudios nuevos para entender el comportamiento de compra de librospermitirían —en opinión de Manuel Gil— insuflar vida a un sector, el del libro, con un componente generoso de vocación que requiere, sin embargo, más cifras y menos letras.

 

Fuente; http://www.estandarte.com/noticias/varios/deberian-los-libros-rebajarse-manuel-gil-cree-que-si_2621.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s