El conflicto narrativo

sobre escritura

“Lo mío son los conflictos.” Raymond Chandler

Aproximación

Cuando el arquitecto de historias que es el escritor, diseña un nuevo edificio, debe tener en cuenta todos los materiales y todos los elementos que conformarán el producto final. Entre ellos no pueden faltar, los personajes bien trazados, unas paredes sólidas donde acogerlos e inevitablemente, la red eléctrica por la que hacer llegar la luz hasta el rincón más pequeño de la casa; por esta red eléctrica fluirá el conflicto narrativo.

El conflicto narrativo planteado debe resolver algunas preguntas para servir de cimiento de una buena historia. Hagámoselas antes de que nos las haga a nosotros el lector.

El conflicto narrativo es, tal vez, una de las partes más expuestas a cambios inesperados con resultados no deseados, de esos edificios que son las historias. Si el sistema eléctrico tiene derivaciones, la corriente puede quemar los fusibles de la paciencia del lector. Si está mal planificado o su instalación es descuidada, algunos rincones de la casa quedarán a oscuras más allá de la palabra FIN, algo que incomoda a no pocos lectores y que resta contundencia al sentido global de la obra. Pero no se confunda esto con dar explicaciones exhaustivas de todos y cada uno de los hilos con los que ha tejido la trama, el lector podría considerar que lo tratamos como a un niño a quien hay que explicarle todo; por contra, hay que ser muy sutil y dejar a su imaginación una buena parte de las resoluciones que reclama toda buena historia.

Después de plantear lo que será el conflicto narrativo de tu novela, debes hacerle algunas preguntas para verificar su consistencia:

1.- ¿ Tu protagonista tiene un fin concreto que alcanzar? (Puede tratarse tanto de alcanzar un objeto, un estado o un lugar como de evitar perder un objeto, un estado, un lugar o la propia vida.)

2.- ¿Has puesto, en su camino hacia ese objetivo, obstáculos lo suficientemente altos como para que el lector sienta intriga por si los superará y por la forma en que lo hará o por qué precio deberá pagar por ello?

3.- ¿Se opondrá tu protagonista a un enemigo lo bastante fuerte como para que resulte una lucha igualada y ninguno de los dos parezca ridículo a ojos del lector?

4.- ¿Lo qué deberá sacrificar tu protagonista para alcanzar su objetivo es lo suficientemente importante para él o puede serlo para el propio lector?

5.- ¿Tu protagonista ha sufrido una evolución después de resolver el conflicto planteado? (Si no la sufre, replantea todo lo necesario hasta que la sufra.)

6.- ¿Crees que tu planteamiento del conflicto aportará algo al lector, le dejará pensativo cuando acabe de leer tu historia?

Estas y otras preguntas obvias, que a buen seguro surgirán, deben tener respuesta en el planteamiento inicial del conflicto que es la corriente eléctrica de una historia. Si alguna de ellas queda sin contestación clara, probablemente estaremos ante un conflicto insuficiente, inconsistente o desigual. Los héroes lo son porque superan dificultades, porque resuelven conflictos, a veces a costa de la vida de un ser querido o incluso de la propia.

Una vez proyectados los planos de la instalación eléctrica por donde ha de fluir elconflicto narrativo, resulta de todo punto innecesario añadir caprichosamente elementos o desvíos o empalmes que solo pueden poner en peligro el resultado final. Antes que añadir interruptores que enciendan luces en las necesarias sombras del trayecto de la historia, es más indicado añadir bombillas que se encenderán en el momento apropiado, incluso a veces al accionar un único interruptor.

El conflicto narrativo que planteemos ha de ser, por tanto, concreto, fluido, intenso y, sobre todo, coherente, ya que la coherencia podría llegar a darle la consistencia que la falte por la ausencia o escasez de las otras características, pero sin la coherencia todo lo demás puede ser en vano.

Ámbito

Atendiendo al ámbito en el que se desarrolla el conflicto narrativo en relación con el protagonista de la historia, puede hablarse de tres clasificaciones. Conflicto interior, conflicto de entorno inmediato o conflicto general.

El conflicto interior es aquel en el que el protagonista se enfrenta a su yo más profundo. Un bosque de miedos y fantasmas que deberá recorrer —y superar— si quiere acabar con bien la historia en la que vive. Este conflicto puede ser el más difícil de diseñar puesto que el antagonista es el propio personaje. Y al mismo tiempo es el más difícil de detectar y seguir por parte del lector. Este conflicto se compone de gestos, movimientos, silencios…, a veces tan insignificantes que la tarea requiere de una habilidad especial.

El conflicto de entorno inmediato es aquel en que el protagonista enfrenta sus temores y obstáculos en el entorno inmediato en el que se desenvuelve, esto es, familia, amigos, compañeros de trabajo, vecindario… Sus miedos u obstáculos están representados, o viven, en las personas de su entorno más inmediato, en su relación con ellas y con lo que ellas representan.

El conflicto general es aquel en que el protagonista se ve inmerso de forma inevitable y que, al menos potencialmente, supone los mismos riesgos y amenazas para él y para los demás personajes o una buena parte de ellos. Un buen ejemplo de esta clasificación sería el marco general de una guerra, en la que el protagonista es, por ejemplo, un judío en la segunda Guerra Mundial.

En cualquiera de sus formas, el conflicto narrativo requiere la misma planificación que una partida de ajedrez en la que el escritor juega a ambos lado del tablero.

Los tres ámbitos de desarrollo, los tres hábitats del conflicto narrativo, lejos de ser clasificaciones excluyentes, son más bien complementarias y se diría que hasta necesario su concurso simultáneo para alcanzar cotas de calidad superiores en el resultado final.

Un personaje del que no se exponga ningún conflicto interno que deba resolver —resolver o seguir sufriendo—, será un personaje vacío y protagonizará una historia medio vacía. ¿Cómo no enfrentar al protagonista con dilemas personales que le llevan a parecer por momentos indeciso y hasta contradictorio y, en definitiva, más humano? Un personaje al que no se le conozca un entorno inmediato en el que deba enfrentarse al menos a un conflicto, igualmente parecerá un personaje de cartón, de atrezo; ¿cómo no rodear al personaje principal de nuestra historia de familiares ambiciosos, de compañeros envidiosos o de amores imposibles o perdidos? El conflicto general, aunque no sea tan evidente como una guerra, siempre está presente, adoptando quizás la forma tics de la sociedad en la que se desenvuelve el protagonista, y en la que simplemente vivir con normalidad o con sentido común puede suponer un acto de heroísmo. Un personaje no puede ser comprendido fuera de un contexto general que lo enmarque y que, comúnmente, debe resultarle agreste e inhóspito. El contexto general, el trasfondo actúa de contraste con la personalidad del personaje y nos permite darle forma, delimitarlo y comprenderlo. Por ello, un personaje común no destacará sobre un fondo común, como un color no destaca sobre un fondo del mismo color.

Se quiera o no, esto tres niveles de conflicto deben estar presentes en toda buena historia. Incluso cuando el texto se circunscribe al mundo interior de un personaje, es a través de sus ojos que el lector puede ver esos otros niveles de conflicto en el que el protagonista se debate. Por ejemplo, cuando desde su mundo interior relata directa o indirectamente su experiencia vital con su entorno inmediato o con el entorno general; formulando —y confesando— ante el lector opiniones sobre esos conflictos, tomando posición frente a ellos, declarándolos conflictos abiertos.

Cuanto más ricos sean en detalles y matices los conflictos en que se sumerge al protagonista, tanto más humano y cercano podrá parecer el personaje al lector y, en consecuencia, tanto más rico será el resultado final.

 

Fuente; http://letrasinquietas.es/el-conflicto-narrativo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s