La autoedición como salvación

noticias

El otro día me preguntaron cuáles eran las ventajas de la publicación mediante plataformas de autoedición literaria (tipo Amazon) para un joven escritor. Al principio no supe qué responder pues por todos es sabido que defender la autoedición suele traer consigo discusiones sobre la calidad de las obras, su corrección o su estilo, pero al final opte por decir lo que pienso con sinceridad.

SalvaciónCreo que la autoedición está sirviendo de salvación a muchos escritores, jóvenes y no tan jóvenes, que de otro modo, debido a las circunstancias del mercado editorial y sus normas, muchas veces demasiado estrictas sobre los escritores noveles (hay muchísimas editoriales que a día de hoy siguen sin admitir manuscritos y no quieren saber nada de escritores desconocidos sin publicación anterior de alguna de sus obras), no existirían. Serían invisibles y sus obras nunca verían la luz.

Para mí, es cierto y así lo creo, la mejor forma de publicación es a través de terceros donde el escritor se dedica a escribir y todo lo referente al marketing, la publicidad, el booktrailer, la maquetación y diseño del libro, etc., corre por cuenta de otros. Donde el escritor crea y la editorial vende. Eso sería lo ideal, pero es un sueño; inalcanzable para la mayoría. Y aquí no sirven los argumentos en los que se afirma que los que no encuentran editorial es porque no son buenos escritores. No es así. Hay muchos ejemplos que nos dicen lo contario. Escritores que recibieron constantes noes por parte de las distintas editoriales, algunas de las más importantes del país, y autopublicaron su obra siendo hoy considerados entre los mejores que, además, venden mucho; muchísimo. Algunos incluso son ídolos de masas.

BasuraHay expertos y gente del mundillo literario que sigue diciendo, negando la realidad desde mi punto de vista, que la autoedición solo está consiguiendo llenar el mercado de malas obras y literatura de mala calidad. No lo creo así. Yo he leído obras muy buenas autoeditadas y obras malas, por supuesto. Pero en el mercado, llamémosle tradicional, también ocurre.

La autoedición que hoy en día se oferta nada tiene que ver con las autoediciones clásicas que costaban cerca de 2.000 euros o más al interesado, y que la única forma de comercializar era a través del puerta por puerta. Hoy se ofrece la posibilidad de vender tu obra en todo el mundo, en formato digital y también en papel mediante la impresión bajo demanda, y todo ello a un coste bajísimo que raramente supera los 70 euros por plataforma cumpliendo estrictamente la ley. Es una nueva oportunidad. Un modo de que un joven escritor pruebe suerte, alimente sus sueños y vea el fruto de su trabajo siendo disfrutado por otros.

MundoAdemás estas nuevas plataformas permiten poner la obra a la venta por un precio más ajustado y obtener ganancias que van desde el 35% al 70%. También permiten vender la obra en todo el mundo. Algo muy difícil de hacer de la manera tradicional.

Otra de las ventajas es que el escritor tiene completo poder sobre la obra. Puede modificar su portada para mejorarla, corregir alguna errata que se le haya escapado, etc. Y eso sin coste ninguno y sin que el usuario final, es decir, el lector, lo sufra.

El mayor inconveniente, porque tiene inconvenientes, al margen de que todo el trabajo lo debe hacer el escritor por su cuenta o contratando expertos (maquetadores, correctores, diseñadores, etc.) es la publicidad. Los medios con los que un escritor novato cuenta son escasos comparados con los de las editoriales. No va a pagar anuncios en medios de comunicación ni va a organizar presentaciones. Tiene su boca, las redes sociales, internet en general y poco más. Aún así, creo que es una buena opción y parte importante del futuro del mercado editorial, al igual que un buen lugar donde encontrar buenas obras y buenos escritores.

Fuente;http://eljardindelsur.wordpress.com/2014/02/05/la-autoedicion-como-salvacion/

Anuncios

2 comentarios el “La autoedición como salvación

  1. Lo bueno de la autoedición es que todo el mundo puede publicar. Lo malo… es que precisamente por eso, el mercado de la autoedición está inundado de obras que no son buenas. Pero casi prefiero la modestia de estos “malos” escritores. Porque las editoriales tampoco son infalibles: deberían servir de filtro y a la vista está que muchas apuestan por obras cuanto menos cuestionables. Mientras tanto, otras dejan escapar manuscritos que se convierten en superventas años después.

    Ahora mismo me encuentro en la encrucijada de que una editorial está interesada en publicar mi primera novela. Después de haber autoeditado un libro el pasado enero y ver los esfuerzos que implica no contar con el apoyo de una editorial, después de llevar año y medio moviendo este manuscrito… hace muchísima ilusión que alguien apueste por el texto. Pero siendo una editorial pequeña, el contrato que me ofrecen, aun siendo más que razonable, no mejora mucho mi situación actual. Sí, la novela tendría el logo de una editorial en la portada, y me abrirá algunas puertas y me llevará , pero ¿es eso suficiente? Ceder el control en tantas cosas (portada, correcciones, derechos digitales, monitorización de ventas…) para pasar a una distribución mucho más local… Está claro que todo tiene sus pros y sus contras, y hay que meditarlo bien antes de dar cualquier paso.

    En fin, muchas gracias por el artículo. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s