‘El maestro y Margarita’ que Bulgákov quemó debuta en castellano

Finales de marzo de 1930. Mijaíl Afanásievich Bulgákov (Kiev, 1891 – Moscú, 1940) escribe, en una carta al Gobierno presidido por Mijaíl Kalinin y dirigido en su economía por Iósif Stalin: “Y yo mismo he echado al hornillo con mis propias manos el manuscrito de la novela sobre el diablo […]”. Cuando termina la carta, deja de dictar, mira a Yelena Serguéievna Bulgakóva, su tercera mujer y la Margarita de su obra maestra, y le dice: “Bueno, ahora que ha sido escrito, debería hacerse de verdad”. Una a una, las páginas del original de El maestro y Margaritacaen al fuego. Más tarde, la escribiría de memoria otra vez. Pero aquella primera versión, de la que quedaban algunos vestigios, borradores, y fragmentos de las páginas adheridos al lomo de sus cuadernos, desapareció en las llamas.

Salto en el tiempo a 1990. La crítica literaria Lidia Yanóvskaia publica el que se considerará de ahí en adelante el manuscrito canónico de la novela fundiendo todos los textos y borradores disponibles de Bulgákov. Pero su trabajo se benefició de una reconstrucción a la que dedicó dos arduos años Marietta Chudakova, encargada de lidiar con todo el archivo del autor y de reconstruir, frase a frase, esa versión quemada, con la ayuda también de la viuda de Bulgákov, Serguéievna. Ahora, más de 40 años después de la traducción de la primera versión de la novela traducida por Amaya Lacasa para Alianza Editorial en 1968, la editorial Nevsky Prospectspublica por primera vez en castellano esta versión traducida por Marta Rebón. “Hasta la edición de 1990, la historia textual de la novela de Bulgákov era un poco caótica, con diferentes versiones que iban añadiéndose conforme el tiempo pasaba” indica James Womack editor de Nevsky junto a su mujer, Marian Womack. “La edición de 1990 fue la primera en crear un texto sólido, a partir de lo que hasta entonces había sido un texto fragmentario”. Ricardo San Vicente, profesor de la Universidad de Barcelona, experto en Bulgákov y prologuista de esta edición, cree que esta nueva versión es una buena noticia: “Sobre todo, cuando hoy tenemos una versión rusa en la que se ha recuperado todo lo que Bulgákov hubiera querido ver incluido en su obra, gracias trabajos como los de Marietta Chudakova”.

Retrato de Mijaíl Afanásievich Bulgákov, autor de ‘El maestro y Margarita’.

Chudakova —que ha sido invitada por la Universidad de Barcelona a un acto junto a los editores para hablar de esta versión canónica el próximo 24 de abril, en Sant Jordi— recuerda la minuciosa labor de armar el puzle de Bulgákov en la Biblioteca Lenin: “Para ser capaz de etiquetar dicha carpeta[El Maestro y Margarita – novela] Primera Versión, necesitaba estar segura de esto al cien por cien. Comencé a revisar el texto, palabra por palabra, en estas líneas que aparecían incluso arrancadas. Conté cuántas palabras tenía cada frase. Después empecé a reconstruir las partes perdidas de forma hipotética. Y cuatro horas más tarde me di cuenta de que estaba reconstruyendo el manuscrito que el propio autor había quemado”. El método de Chudakova se valió del estudio exhaustivo de todos los manuscritos del autor, hasta interiorizar cada giro de su estilo: “Nos convencimos de que su arsenal retórico se componía de una serie de palabras y expresiones muy queridas, que ocupaban un lugar especial. En otras palabras, podemos hablar de cierto grado de previsibilidad en cualquier texto de Bulgákov”.

Fuente;ElPais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s