La soledad del escritor. El escritor necesita la soledad, pero también la padece.

sobre escritura

 

Cuando el escritor se encierra con sus libros, con su ordenador, el aislamiento puede ser una agonía o una manifestación de la euforia. Sin embargo, es ineludible.

Tal vez, como afirma Oscar Wilde: “Solamente aislándose por completo se puede trabajar.  La ociosidad te proporciona la disposición para escribir y la soledad, las condiciones. La concentración en ti mismo te de-vuelve al nuevo y maravilloso mundo que surge en el color y la cadencia de las palabras en movimiento”.

Como un detective, el escritor trabaja en soledad.

Dice María Zambrano: “Escribir es defender la soledad en que se está; es una acción que sólo brota desde un aislamiento efectivo, pero desde un aislamiento comu-nicable, en que, precisamente, por la lejanía de toda cosa concreta se hace posible un descubrimiento de relaciones entre ellas.

Dice Gustave Flaubert: “Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse; antes al contrario, la hacen más profunda”, pero para él, la soledad es la impulsora de la autonomía, una especie de método para asegurarse de que uno no depende de los demás, y la desea como un verdadero placer.

En este sentido, dice Ernesto Sábato en Abaddón el exterminador: “Es entonces cuando además del talento o del genio necesitarás de otros atributos espirituales: el coraje para decir tu verdad, la tenacidad para seguir adelante, una curiosa mezcla de fe en lo que tenés que decir y de reiterado descreimiento en tus propias fuerzas, una combinación de modestia ante los gigantes y de arrogancia ante los imbéciles, una necesidad de afecto y una valentía para estar solo, para rehuir la tentación pero también el peligro de los grupitos, de las galerías de espejos. En esos instantes te ayudará el recuerdo de los también el peligro de los grupitos, de las galerías de espejos. En esos instantes te ayudará el recuerdo de los que escribieron solos: en un barco, como Melville; en una selva, como Hemingway; en un pueblito, como Faulkner.

Si estás dispuesto a sufrir, a desgarrarte, a soportar la mezquindad y la malevolencia, la incomprensión y la estupidez, el resentimiento y la infinita soledad, entonces sí, querido B., estás preparado para dar tu testimonio”.

 

Para Kafka, las noches eran su momento preferido para escribir.  En una carta a Felice comenta: “Para poder escribir tengo necesidad de aislamiento, pero no «como un ermitaño», cosa que no sería suficiente, sino como un muerto.  El escribir en este sentido es un sueño más profundo, o sea, la muerte, y así como a un muerto no se le podrá sacar de su tumba, a mí tampoco se me podrá arrancar de mi mesa por la noche.  Esto no tiene que ver directamente con la relación con los hombres, pero es que sólo soy capaz de escribir de esta forma sistemática, coherente y severa, y por lo tanto, sólo puedo vivir así”.

 

Susan Sontag cita a Kafka y habla de su necesidad de soledad para buscar «la propia voz»:”Kafka imaginaba un taller en el sótano de un edificio, donde dos veces al día alguien pusiera algo de comer en la puerta y decía: «Para escribir nunca se está suficientemente solo».  Pienso en escribir como en estar en un globo, en una nave espacial, en un submarino, en un armario. Es ir a algún sitio donde no hay nadie a concentrarse, a oír la propia voz de uno”.

Sin duda, es como dice García Márquez: “Creo, en realidad, que en el trabajo literario uno siempre está solo, como un naufrago en medio del mar.  Sí, es el oficio más solitario del mundo.  Nadie puede ayudarle a uno a escribir lo que está escribiendo”.

Por su parte, Paul Auster destaca en La invención de la soledad, el hecho de vivenciar la soledad a fondo para conectar mejor con el mundo: “Creo que lo asombroso es que cuando uno está más solo, cuando penetra verdaderamente en un estado de soledad, es cuando deja de estar solo, cuando comienza a sentir su vínculo con los demás”.

 

Fuente:grafein Ernesto Forli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s